Dieta de la Luna

Que es la dieta de la luna
Hoy en día, la dieta de la luna ha adquirido una fama notable en el mundo de las dietas. La dieta de la luna no solamente te permitirá bajar hasta 3 kilos al día (los días de ayuno) sino que además, el ayuno permitirá que tu aparato digestivo repose y que el hígado metaboliza mejor las sustancias nocivas desintoxicando el cuerpo y purificando sus órganos.

La dieta de la luna fue creada por Rolando Ricci y es una dieta que se basa en la influencia que ejerce la luna sobre nuestro organismo. Nuestro organismo está compuesto, entre otras cosas, de agua y existe la teoría de que los líquidos del cuerpo tienden a seguir el mismo ritmo que los mares y océanos los cuales están influidos por la luna y sus fases.

En términos generales, la dieta de la luna consta de dos etapas (ayunos) de 26 horas cada una, que deben realizarse cuando hay luna nueva y luna llena, es en estos días cuando se adelgaza más, gracias a la dieta de la luna. Por otro lado, cuando la luna está en cuarto menguante o cuarto creciente, se realiza un medio ayuno (que especificamos más abajo) en el que, aunque no se baje tanto de peso, ayuda a mantenerlo y que no se suba mucho. En el caso de padecer sobre peso, lo importante es comer bien y no caer en el error de comer mal o dejar de comer puesto que puede resultar altamente peligroso para la salud y además, el ayuno en esta dieta es solo de dos días y otros dos días de medio ayuno, mientras que durante el resto del mes, se debe comer de forma sana y equilibrada para que nuestro organismo funcione correctamente, sin peligro y, poco a poco, vaya adelgazando.

La dieta de la luna se puede realizar tantas veces como se desee o sea necesario. De echo, la dieta de la luna no solo te permite adelgazar sino que además te ayuda a combatir el acné dejando una piel limpia de impurezas, sana y luminosa, de la misma forma que, si padeces de retención de líquidos, esta dieta puede resultarte muy útil ya que ayuda a eliminar los líquidos sobrantes del organismo y no volver a recuperarlos. Por otro lado, la dieta de la luna, y especialmente en las etapas de ayuno, también puede ser una buena ocasión para reflexionar sobre los hábitos alimentarios y relajarnos mientras luchamos contra el estrés.

Como llevar a cabo la dieta de la luna
Para llevar a cabo la dieta de la luna necesitarás, ante todo, un calendario lunar actual (del año en el que te encuentres). Una vez tengas el calendario, fíjate cuando empieza la nueva fase lunar porque es entonces cuando debes empezar la dieta.

Durante la fase de luna nueva deberás llevar a cabo un ayuno que durará 26 horas durante las cuales solo deberás consumir agua y otros líquidos como jugos de fruta frescos (sin pulpa y sin fibra), infusiones sin azúcar y caldo de verduras caseros o dietéticos. Por otro lado, deberás evitar la consumición de sal, azúcar, caldo o cubitos concentrados, jugos con pulpa y azúcares añadidos y lácticos, ni siquiera los yogures dietéticos. Y durante la fase de luna llena, deberás repetir este mismo ayuno

Durante las fases de luna en cuarto menguante y en cuarto creciente, deberás llevar a cabo un medio ayuno que, al igual que el ayuno completo durará 26 horas, y durante este medio ayuno, seguirás las pautas del ayuno completo añadiendo algunos otros alimentos como: (solo escoger una de las siguientes opciones)

  • Solo frutas (manzana, naranja, kiwi, duraznos etc) un total cinco piezas al día divididas en desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena.
  • Solo ensaladas (lechuga, berros, apio, zanahorias, tomates etc) una porción al medio día y a la cena.
  • Solo un yogur diet y el puré de 1/2 calabaza se puede tomar el yogur en el desayuno y la merienda y el puré de calabaza en el almuerzo y la cena.
  • Solo gelatina diet con frutas se puede tomar 5 porciones divididas en desayuno, media mañana, almuerzo, media tarde y cena.
  • Solo caldos de verduras naturales o diet tomar al medio día y a la cena.

En los días anteriores y posteriores a los ayunos de la dieta de la luna es importante mantener una dieta equilibrada y que nos mantenga en el peso deseado. Para ello les damos una sugerencia sobre lo que se puede comer sin aumentar esos kilos que bajamos. (Si usted ya tiene una dieta dada por su nutricionista no la cambie. Siempre ante cualquier duda es importante que consulte con un médico). En el caso de las personas que realizan abundante ejercicio físico a diario, se recomienda ir a un médico o nutricionista para llevar a cabo un tipo de dieta de mantenimiento más adecuada para ellos.

  • Verduras: Se pueden comer la cantidad que se desee hasta quedar saciado. Las verduras pueden ser frescas, a la plancha, hervidas o al horno. Aderezadas con un poco de aceite, limón o vinagre. Pueden utilizarse también hierbas aromáticas, como el orégano…
  • Carnes: Unos 150 gramos al día de las carnes menos grasas, como las de pollo i aves.
  • Pescados:Hasta 200 gramos, tanto de pescado blanco como azul. Hervidos, al vapor, a la plancha o al horno.
  • Arroces, fideos integrales y otras pastas integrales: Es aconsejable no abusar de estos alimentos. De tomarlos, hacerlo preferentemente en el almuerzo y en porciones pequeñas.
  • Frutas: Se tomarán dos piezas de fruta al día. Se aconseja tomarlos frescos, o como máximo al horno (manzanas asadas), pero siempre entre comidas. Como desayuno o merienda son ideales. No es aconsejable comerlas como postre después del almuerzo o cena.
  • Leche, yogures y quesos: Tanto la leche como los yogures serán descremados, y los quesos poco grasos o diet. Se aconseja comer a diario una porción.
  • Infusiones: Todas están permitidas y se podrán tomar a cualquier hora del día. Se tomarán sin azúcar ni miel. No es aconsejable consumir bebidas carbonatadas aunque sean light.
  • Pan: Sólo se tomará la cantidad indicada en cada dieta. Es preferible pan integral que galletitas
  • Agua: Se deben consumir, al menos, de un litro y medio a dos litros de agua al día teniendo en cuenta las infusiones que también están echas a base de agua.

Que hay que tener en cuenta en la dieta de la luna
Durante la realización de la dieta de la luna es muy importante beber mucha agua y llevar una alimentación equilibrada puesto que si se cae en atracones y se compensan con ayunos, no solamente evitaremos que la dieta funcione sino que además estaremos alterando nuestros habitos alimentarios y todo nuestro organismo poniéndonos en peligro. Es por esta razón que ante la dieta de la luna, y ante cualquier otra dieta, hay que ser constante y procurar llevar a cabo unos buenos hábitos de alimentación y de vida.

Para poder ver el resultado de la dieta, es importante pesarse antes de empezar la dieta de la lunay al acabarla, es entonces cuando se podrán observar los resultados, siempre que se haya llevado a cabo la dieta de una forma correcta. Llevar un control del peso, también nos ayudará a saber como nos influye la dieta y a conocernos un poco mejor.

El ayuno completo solo funciona durante las fases de luna llena y nueva, es entonces cuando la dieta de la luna ejerce su efecto. Al finalizar la dieta, es importante llevar a cabo una dieta sana y equilibrada que nos ayude a mantener el peso obtenido sin recuperarlo y sin caer en desnutrición.

La dieta de la luna se considera una dieta sin riesgo, que no pone en peligro la salud puesto que solo consta de 2 ayunos separados y el resto de la dieta de la luna, se lleva a cabo con una dieta equilibrada. Aún así se recomienda que no la realicen las personas que padecen de diabetes ni las personas que tienen problemas de coagulación de la sangre.

Comparte este artículo!