Dieta Paleolítica

La Dieta Paleolítica cuenta con más de dos millones de años de antigüedad. Desde su creación no ha cambiado mucho, las pequeñas diferencias están pensadas para que se pueda adaptar a una dieta civilizada. También se la conoce por el nombre de “paleodieta“.

La dieta se encuentra de alguna manera codificada en nuestros genes, estando formada por alimentos que estaban a nuestro alcance a lo largo de toda la evolución humana. Es ideal para las personas que por alguna razón deban desintoxicar su organismo.

Desde los comienzos de la humanidad los seres humanos ingieren hojas, raíces, frutas y verduras para después convertirse en cazadores e incorporar aves, pescado y carne. En ese momento se comían los alimentos crudos, con las consecuencias que esto podía traer. Recién hace 10 mil años la forma de alimentación ha cambiado, cuando se descubrió que existía la posibilidad de cocinar los alimentos. Entonces nuevos alimentos formaron parte de la dieta del hombre de la Nueva Edad de Piedra (Neolítico).

Al abrirse la posibilidad de cocinar los alimentos también apareció la posibilidad de conservar por un tiempo prolongado sus comidas. Esto permitió que las personas pudieran desarrollar otras actividades, lo cual lentamente fue gestando a la civilización moderna.

Los seguidores de la Dieta Paleolítica tienen cierto parámetro, entre ellos:
Los cereales, las legumbres y las patatas cuando se consumen crudos son altamente tóxicos. Estos alimentos son una fuente de carbohidratos y cuando están cocidos pueden causar un índice glucemico elevado. Por último aclaran que estos alimentos no cuentan con demasiadas vitaminas.

Lo que no se debe ingerir en la Dieta Paleolítica:

  • Cereales
  • Legumbres
  • Patatas
  • Lácteos
  • Azúcares
  • Sal

Se puede ingerir:

  • Carnes magras
  • Pescado
  • Fruta
  • Huevos
  • Verdura
  • Frutos secos (no cacahuates ni anacardos)
  • Bayas

Avatar de ldelpino Autor: ldelpino
Título: Dieta Paleolítica
Fecha publicación:
Fecha actualización:
Categoría: Dietas
Etiquetas:

Comparte este artículo!