Se acabaron los bebés con orejas de soplillo

Los bebés con orejas de soplillo, es decir, con las orejas más separadas de lo habitual se han acabado. Una madre que diseñó su corrector estético para su hija, que también tenía esta característica, ha creado la solución también para los bebés. Es barato, fácil de utilizar e indoloro. Te explicamos como funciona y cómo una sencilla idea ha resultado tan exitosa.

orejas soplillo esteticaFrancisca Gamero es una madre extremeña con una hija que posee lo que popularmente se conoce como orejas de soplillo, que no es otra cosa que una distancia entre los pabellones auditivos mayor de lo normal. Intentando buscar una solución ha una característica física que puede resultar acomplejante, Francisca no encontró un remedio farmacéutico para este problema. Así que decidió actuar por su cuenta colocando una cinta adhesiva en las orejas de su hija durante la noche con la esperanza de que las orejas corrigieran su posición o al menos dejaran de distanciarse.

Durante una de las rutinarias visitas al pediatra habituales en los menores Francisca olvidó retirarle a su hija la cinta adhesiva, cosa que el especialista advirtió rápidamente. Por contra de lo que Francisca esperaba el pediatra no le recriminó su actitud sino que incluso le dijo que podía ser una buena idea efectiva. Animada por este comentario Francisca buscó asesoramiento profesional para crear un producto que diera solución a las orejas de soplillo en los niños y al menos consiguiera disimularlas en los adultos. Fruto de esta búsqueda creó hace dos años la empresa Innovaciones Disras que da empleo a diez personas con discapacidad.

Ahora Francisca ha adaptado su producto para mayores de 3 años a los bebés. La solución a las orejas de soplillo que podemos encontrar en el mercado y creada por esta preocupada madre extremeña consiste en dos láminas de finísima silicona transparente que se fijan en la cabeza y el cartílago mediante un adhesivo hipoalergénico que acercan las orejas a la posición de la cabeza. Estos adhesivos son indoloros y prácticamente invisibles, del tamaño de una lentilla no requieren prescripción del médico. Pueden utilizarse a partir de los 3 meses de edad.

En el desarrollo de este adhesivo inocuo para los más menudos ha intervenido un equipo mixto de investigación de la Universidad de Alicante (UA) y de la Universidad de Extremadura (UNEX). Su nombre comercial es Otostick Bebé (Reva Health) y su creadora recomienda utilizarlo desde un primer momento ya que es en edades muy tempranas cuando es más fácil corregir la posición de las orejas que todavía están en crecimiento. Se estima que un 5% de los niños tienen orejas de soplillo y éste es el único remedio a la venta que puede ayudarles cumpliendo todas las directrices sanitarias y médicas.

La separación excesiva de las orejas puede ser motivo de burla o ridiculización entre los más pequeños creando posibles complejos. Sin embargo entre los niños menores a siete años no está recomendada la cirugía por lo que hasta el momento no había más solución que la resignación. Con este adhesivo se corrige la separación entre cabeza y oreja debido a la falta de un pliegue existente en la parte superior de ésta última. Una solución sencilla para una rasgo que en ningún caso es un defecto sino cuestión estética.

Autor: DaniKampo
Título: Se acabaron los bebés con orejas de soplillo
Fecha publicación:
Fecha actualización:
Categoría: Belleza, Cuerpo, Embarazo
Etiquetas: