Tipos de vitaminas

Las vitaminas son nutrientes necesarios para la vida que ingeridas en su justa medida y de forma equilibrada ayudan al correcto funcionamiento fisiológico de nuestro organismo. Las vitaminas se dividen en dos grandes tipos: liposolubles e hidrosolubles.

vitaminasLiposolubles: Son aquellas que son solubles en lípidos. Se acumulan en el tejido graso del organismo como la Vitamina A, Vitamina D, Vitamina E, Vitamina K.

Hidrosolubles: Son aquellas que pueden ser solubles en agua. Para el organismo son fundamentales y tienen la ventaja de poder ser usadas de manera inmediata, en caso de no ser usadas se eliminan en la orina como la Vitamina B1, B2, B3 y Vitamina C.

Hay 13 tipos de vitaminas en los seres humanos que son muy importantes para el correcto funcionamiento del organismo, te describiremos las características de cada una de ellas:

  • Vitamina A o retino: Ayudan en la formación y en el desarrollo de los tejidos, la piel, los huesos y la vista. Se encuentran en alimentos como los vegetales de color amarillo, rojo y verdes, en las yemas de los huevos. En el caso de que el organismo no reciba la cantidad necesaria de esta vitamina se producirá una sequedad cutánea, conjuntivitis y problemas en la visión.
  • Vitamina B1 o tiamina: El fin de esta vitamina es de obtener la energía para el organismo. Participa del funcionamiento del sistema nervioso y ayuda a que la piel se mantenga en buenas condiciones. La vitamina se encuentra en las carnes, cereales, lácteos, verdura. Si el organismo no obtiene las cantidades necesarias se produce cansancio, depresión, trastornos en el sistema digestivo, problemas en el sistema nervioso.
  • Vitamina B2 o Riboflavina: Interviene en los procesos enzimáticos, participando en el metabolismo de los hidratos de carbono y grasas. Es muy importante para mantener la salud de la piel y el buen funcionamiento de la vista. Puedes encontrarla en diferentes alimentos, entre ellos las carnes, cereales, lácteos. La falta de esta vitamina causa dermatitis, problemas oculares, cansancio y una lenta cicatrización.
  • Vitamina B3 o Niacina: Tiene un papel fundamental dentro del correcto funcionamiento del sistema nervioso. Puedes encontrarla en la carne, huesos, cereales y lácteos. La falta de esta vitamina causa fatiga, alteraciones bucales y dermatitis.
  • Vitamina B5 (ácido pantoténico): El organismo la emplea para realizar la síntesis de hormonas antiestrés. Se necesita para la formación de anticuerpos. La encontrarás en: levadura de cerveza, vegetales de color verde, yema de huevo, frutas. De no tener el cuerpo puede dar señales como molestias intestinales, ardor en los pies, alergias, bajo rendimiento energético.
  • Vitamina B6: Ayuda en el crecimiento y en la reproducción de todas las células del organismo. Permite que las personas asimilen las proteínas, los carbohidratos y las grasas. Ayuda a evitar las enfermedades nerviosas. La encontrarás en el germen de trigo, carne de pollo, pescados, espinaca, lenteja, plátano.
  • Vitamina B8 (Biotina): Se encarga de la producción de energía y de mantener en el organismo los ácidos grasos. Ayudan en la formación de la glucosa a partir de las grasas y carbohidratos. Se encuentran en las leguminosas, leche, frutas, coles. Su deficiencia provoca depresión, molestias musculares, nauseas, dermatitis.
  • Vitamina B9: Necesaria para la formación de proteínas estructurales y hemoglobina. Se almacena en el hígado y no es necesaria la ingesta diaria. Es efectivo en el tratamiento de ciertas anemias y la psicosis. La encontrarás en la espinaca, frutos secos, levadura de cerveza, queso, huevos.
  • Vitamina B12: Es necesaria para la formación de glóbulos rojos y proteínas. Ayudan en el correcto funcionamiento del sistema nervioso. La encontrarás en los pescados, huevos, quesos, leche, carne. La carencia de vitamina B 12 puede causar anemia perniciosa y daño en los tejidos nerviosos.
  • Vitamina C: Permite la formación y desarrollo de los dientes y de los huesos interviniendo en el mantenimiento de colágeno. La encuentras en cítricos y vegetales. Cuando falta pueden aparecer hemorragias, cicatrización más lenta y escorbuto.
  • Vitamina D o Calciferol: Se vincula con la formación y desarrollo de los huesos. Se encuentra presente en la yema de huevos, productos lácteos, aceites (en especial de de hígado de pescado). Otra forma de obtener esta vitamina es exponiéndose, en horarios permitidos, a la luz solar. Al no contar con la cantidad necesaria de Vitamina D aparecen problemas dentales, alteraciones en el sistema muscular y en casos extremos raquitismo.
  • Vitamina E o alfatocoferol: Interviene en la formación de los glóbulos rojos, además de ser un excelente antioxidante. Se encuentra en cereales, aceites vegetales y huevos. Su falta causa problemas musculares.
  • Vitamina K: Es muy importante para la coagulación sanguínea. La obtendrás de vegetales de hojas verdes, cereales y aceites. Al no obtenerla pueden aparecer hemorragias.

Comparte este artículo!