Combate la Retención de Líquidos y los Edemas

Los edemas es un problema muy común en todas las personas y especialmente en las mujeres embarazadas o personas mayores. Estos edemas son hinchazones de ciertas partes del cuerpo, acentuando los pies, tobillos y piernas que generalmente tienden a ser por causa de mala circulación de la sangre y retención de líquidos en el cuerpo provocando esta molesta hinchazón que además mayoritariamente va acompañada de dolores leves.

Los edemas son una causa más de la retención de líquidos aunque también hay muchas personas que sufren de las molestias de la retención de líquidos y aún así no tienen edemas. Estas otras posibles molestias provocadas por la retención de líquidos pueden ser el aumento de peso y de volumen, cansancio de las zonas afectadas, etc.

Para combatir todos estos síntomas y ganar en calidad de vida, es muy importante tener en cuanta ciertos factores que influyen directamente sobre la retención de líquidos y que pueden ser decisivos en su lucha. Entre estos factores encontramos la ejecución de ejercicio físico que ayude a tonificar los músculos y a reducir la presión sanguínea. El hecho de beber mucha agua (2 litros aproximadamente al día) también es decisivo puesto que estimula los riñones y desintoxica el organismo, la rectificación de posturas también puede ser importante ya que existen posturas (muchas horas de pie, o sentarse con las piernas cruzadas) que afectan gravemente la circulación y finalmente y como factor más decisivo e importante, encontramos la dieta ya que depende, en gran parte, de la dieta el hecho que retengamos líquidos o no.

La dieta es importantísima para eliminar los líquidos sobrantes del organismo y evitar que retenga más. En general, una dieta sana, equilibrada y sobretodo rica en alimentos vegetales y frutas, contribuye mucho a que el organismo luche contra esta molesta retención de líquidos. Por otra parte es muy importante procurar seguir una dieta baja en sodio con lo cual será preciso reducir la sal en las comidas y sustituirla por hierbas aromáticas, limón, ajo…que ayudan a potenciar el sabor de los alimentos sin perjudicarnos. Por esta misma razón, también será preciso evitar aquellas comidas que contengan mucha sal como embutidos, conservas, quesos, ahumados, curados, bizcotes, panes, pastillas de caldo, sopas y purés comerciales, alcohol, etc.
La mejor solución para combatir la retención de líquidos des de la dieta, es basarse en el consumo de verduras, hortalizas, frutas, legumbres, hidratos de carbono complejos (pasta, arroz, etc.) y alimentos ricos en potasio en general. Entre las verduras y las hortalizas más recomendadas se encuentran las patatas, la calabaza, los tomates, el calabacín, la berenjena, los espárragos, las setas y las alcachofas, mientras que la fruta más adecuada es el plátano gracias a su alto contenido en potasio.

Además de llevar una dieta equilibrada que facilite la eliminación de los líquidos y evite su acumulación, también es preciso conocer algunos trucos que ayuden a deshinchar y aliviar el dolor de las piernas cuando se sufre de Edemas. Cuando la retención de líquidos esta presente, es muy habitual sufrir de leves molestias que pueden solventarse poniéndose en el agua (mar, piscina o bañera). Una vez se está dentro se mueven las piernas par que los músculos bombeen los líquidos hacia la vejiga y sean expulsados por la orina. Descansar las piernas y los pies también es muy práctico, recostándose y elevando los pies al menos una hora por las tardes, ayuda a combatir los dolores en las piernas y la hinchazón. Es muy importante descansar al menos ocho horas por las noches, y a poder ser una hora después de comer, si el ritmo de vida lo permite, ya que contribuye a compensar las acumulaciones que se producen de líquidos.