Receta de Croissants

Croissants

Una receta tan entretenida de hacer como de comer. La receta de croissants siempre son una buena excusa para ponerse con la familia en la cocina.

Receta de Croissants

Tiempo Total: 105 Minutos

Ingredientes para hacer 12 croissants

  • Levadura de panadería: 30 gramos
  • Azúcar glass: 15 gramos
  • Leche: 1 dl y 1/2
  • Harina: 450 gramos
  • Sal: 1 pizca
  • Mantequilla: 180 gramos
  • Huevos: 2 unidades (1 para dorar el croissant con una pizca de sal)

Preparación

  • En un bol, poner la levadura y el azúcar y mezclarlo con la leche tibia. Se deja reposar la mezcla durante 10 minutos
  • A parte, tamizar la harina y la sal y desmigar 30 gramos de mantequilla sobra la harina
  • Hacer un volcán con la harina y añadir, en el centro, un huevo batido y la mezcla de la levadura preparada anteriormente. Poco a poco, y con cuidado, se va llevando la harina hacia al centro mezclándola bien con el resto de los ingredientes
  • Se va trabajando la masa con las manos hasta que empieza a tener consistencia y se puede empezar a trabajar con el rodillo
  • Entonces se va añadiendo a la masa, un poquito de mantequilla blanda (se puede ablandar con la ayuda del microondas), y se continua trabajando hasta que, poco a poco, nos vamos quedando sin mantequilla
  • Cuando la masa ya esta bien trabajada y es homogénea, se envuelve con un trapo limpio y se deja reposar en un sitio fresco durante aproximadamente 30 minutos. Después se vuelve a trabajar ligeramente, se envuelve con el trapo nuevamente y se deja descansar durante unas seis u ocho horas
  • Cuando la masa ya está lista, se divide en bolas para que todos los croissants tengan aproximadamente la misma medida, se extiende la masa de cada croissant y se enrolla para darle la forma característica
  • Cuando ya los tenemos todos preparados se colocan en la placa del horno previamente aceitada y se pinta cada croissant con la mezcla de huevo batido y sal
  • Se dejan reposar 30 minutos más para que la masa suba nuevamente antes de cocerlos, se pintan con el huevo de nuevo y se meten en el horno a 180 grados durante 30 minutos
  • En caso de ser demasiada masa, es posible congelarla cruda, con lo cual solo hay que descongelarla, darle la forma y hornearla cada vez que se quieran hacer nuevos croissants

Comparte este artículo!