Dieta del tomate

La dieta del tomate es un tipo de dieta disociada que permite adelgazar hasta dos kilos en tres días a la vez que ayuda a limpiar de toxinas todo el organismo. A parte de la perdida de peso y del hecho de ser desintoxicante, el tomate goza de muchas propiedades beneficiosas para el organismo, es por esto que la dieta del tomate es muy aconsejada para aquellas personas que sufren de celulitis, que padecen adicción al tabaco e incluso es muy apropiado el consumo de tomate para prevenir el cáncer de esófago.

Además de todas las ventajas que ofrece el consumo de tomate, esta dieta también se sirve de otros alimentos y sustancias como la menta y el romero los cuales aportan un gran sabor a todos los platos y además contribuyen en hacer la dieta del tomate más saludable gracias al hacho de ser antioxidantes, y con esto evitan el envejecimiento de las células que componen el organismo.

Antes de desayunar

  • Zumo de tomate fresco con una hojita de menta.

Para desayunar

  • Dos tomates hervidos condimentados con remero.

Para comer

  • Ensalada de tomates y pimientos morrones y brotes de soja, aliñado con limón y aceite de oliva virgen.

Para merendar

  • Zumo de tomates frescos con una hojita de menta.

Para cenar

  • Ensalada de tomates y pimientos morrones y brotes de soja aliñado con limón y aceite de oliva virgen.

Antes de acostarse

  • Zumo de tomate fresco con una hojita de menta.

En caso de tener hambre o entre horas, se puede preparar un zumo a base de medio tomate, dos vasos de agua mineral, medio limón con cáscara, una zanahoria y cinco hojas de menta, se licuan todos los ingredientes y se consume cuanto antes para que no se oxiden las vitaminas.

Durante la realización de la dieta, y como habito, es recomendable beber un par de litros de agua mineral al día, y procurar realizar algún tipo de deporte o de ejercicio de forma regular para poder deshacerse de las toxinas y grasas acumuladas en el cuerpo y oxigenar el organismo promoviendo un estilo de vida mucho más saludable.